Depure ácido clorhídrico, amoniaco y otros gases altamente solubles.

Las plantas de manufactura y las refinerías producen y utilizan gases altamente solubles. Se puede conseguir mitigar el efecto de un escape accidental mediante el rociado con agua con un tamaño de gota reducido, de esta manera se maximiza el área al ratio de volumen cubierto y se provoca un mayor contacto entre el agua y el gas corrosivo. Se puede crear una nube de pequeñas gotas de manera más efectiva utilizando la boquilla BETE apropiada.

Eligiendo una boquilla de absorción:

En la mayoría de aplicaciones maximizar el área al ratio de volumen cubierto por el espray es el factor más importante. Como los mecanismos de absorción están principalmente marcados por la superficie que se cubre, al aumentar ésta aumenta la eficiencia.

Nuestros ingenieros pueden calcular la mejor distribución entre boquillas para asegurar la mejor cobertura. Los materiales más comunes suelen ser el Teflón, PVDF o PVC debido al carácter corrosivo de los gases involucrados en estos procesos. Normalmente para este tipo de aplicaciones, las boquillas más apropiadas son las de espiral de la serie TF 

Usos típicos de las boquillas de absorción:

Las boquillas de absorción se utilizan principalmente para lavar y depurar ácido clorhídrico, amoniaco y otros gases altamente solubles en refinerías y plantas químicas. También se utilizan en torres y columnas de absorción donde forman parte del proceso principal.

  • Aditivos
  • Aire atomizado
  • Soplado de aire