En muchos procesos industriales que involucran compuestos orgánicos se producen olores que son desagradables y deben ser tratados. Hay tres categorías de tratamientos que pueden tratar la eliminación de olores: enmascaradores, desodorantes y absorbentes.

Un enmasacarador es una sustancia con mejor olor que oculta o tapa el mal olor. Los desodorantes se pulverizan en el área olorosa o en la corriente de aire para cambiar químicamente o romper la las moléculas, neutralizando el olor. Los líquidos absorbentes, normalmente utilizados en los gases de combustión, absorben los malos olores en el líquido pulverizado dejando mejor olor en la corriente de aire.